*PRD enfrentamiento o encuentro con la militancia

‘Si no te gusta algo, cámbialo. Si no puedes cambiarlo, cambia de estrategia’. (Maya Angelou)

04 julio 2022
Federico Nogueda Berdeja





Lejos quedaron esos días cuando el Partido de la Revolución Democrática (PRD), tenía esa luna de miel con la ciudadanía y su propia militancia, lejos están esos días cuando ganaban con carro completo.

Sobre todo, en 2006, fue el momento de mayor cúspide, ya que obtuvo 90 diputaciones federales por el principio de mayoría relativa, mientras que por representación proporcional tenía 36, lo que daba un total de 126 diputaciones, y 26 senadurías, 6 gubernaturas y cientos de municipios.  

Hoy ese partido se debate entre los que quieren seguir en la alianza con los partidos que combatió por las injusticias sociales, y de los perredistas que quieren que su instituto regrese a sus orígenes de izquierda y sin alianzas, sobre todo en el estado de Guerrero, donde posee todavía gran hegemonía en los municipios.

En estos momentos posee un 3.7 por ciento del electorado nacional, es decir está al filo de la navaja, ya que de acuerdo al artículo 94 de la Ley General de Partidos Políticos, la pérdida de registro de un ente, se da bajo ciertas circunstancias, una de ellas es por no obtener en la elección ordinaria inmediata anterior, por lo menos 3% de la votación válida emitida.

Algo que, para los perredistas, es consecuencia de cuatro factores principalmente, uno, el grupo de poder que lo controla a nivel nacional los ‘Chuchos’, dos, las decisiones cupulares donde ponen candidatos con poco arraigo, tres la falta de consulta a los militantes y cuatro, las alianzas con sus rivales históricos.  

Para algunos militantes todavía hay esperanza que el (PRD) viva su segundo aire, a través de una revolución interna pacifica, siendo autocríticos, que se abra el debate para los de abajo, con una consulta constante en los temas electorales.

Sin embargo, para otros se ve difícil que el PRD vuelva a sus orígenes, hoy lo ven más aburguesado y con los vicios a los cual más critico en su momento de hegemonía nacional, aumentándole a ello el beneficio personal de sus dirigentes nacionales, que no toman ni de broma en cuenta a la militancia.

Otro factor que ven difícil que dejen la alianza es, la situación de su porcentaje nacional, de acuerdo a la cúpula tanto del PRD y de sus aliados, solo en alianza podrán competir y probablemente ganar algunas posiciones al partido en el poder, ya que la alianza representa entre todos un 40 por ciento del electorado nacional.

Pero en ese mismo sentido, se considera un arma de doble filo seguir en alianza, ya que en la próxima elección podrían borrarse del mapa electoral, si la tendencia del partido en el poder Morena sigue igual, sobre todo de su líder moral AMLO que sigue estando en las nubes en la aprobación ciudadana con el 60 por ciento.

¿Qué le queda hacer al (PRD) para seguir siendo protagonista? El retorno de ida y vuelta a en causar las demandas populares del ciudadano, eso le dejó enorme popularidad, reestructuración de su partido tanto a nivel nacional, estatal y municipal, con lagunas excepciones, sobre todo a nivel estatal y municipal.

Recuperar la identidad perdida, que le dio una popularidad enorme, ya que, si el instituto nació de la crisis del partido en el poder en el 88, en la crisis que hoy vive puede encontrar la solución.

Yo Soy

federicosol@yahoo.com.mx