*Se acaban los pilares postrevolucionarios del viejo régimen

Nada es para siempre, pero sí, siempre debemos estar transformándonos’

12 julio 2021

Por: Federico Nogueda Berdeja





La reciente orden de aprehensión girada a Miguel Alemán Magnani, por evasión fiscal, nos indica que la era de los Alemán en el sistema político mexicano a acabado.

Se dio fin a esa hegemonía nacional de poder político y económico que acumularon a lo largo de 50 años, donde hicieron casi lo que quisieron, un nombre que fue en su momento muy respetado y se cuadraban con él.

Antes del fin de ciclo de está familia, ya se había comentado que los Alemán y los Cárdenas son las dos familias de más abolengo en el país, ambas coincidían en las líneas del tiempo del México postrevolucionario.

Por una parte, el General Miguel Alemán González, quien luchó en la Revolución de 1910, por lo ideales más legítimos, se distinguió por ayudar mucho a los pobres de su lugar de origen Acayucan, Veracruz.

Por la otra parte el General Lázaro Cárdenas del Río, historia que todos ya conocemos, y fue a culminar cuando llegó a la presidencia de la República, dejando un gran legado de enseñanza y sensibilidad para gobernar.

Como los Cárdenas, los Alemán también llegaron a la presidencia de la República con Miguel Alemán Valdez, pero antes tanto Lázaro Cárdenas y Miguel Alemán fueron gobernadores de sus estados, Michoacán y Veracruz.

Y sus hijos, Cuauhtémoc Cárdenas, Lázaro Cárdenas Batel fueron gobernadores de Michoacán y Miguel Alemán Velazco de Veracruz, agrandando la dinastía postrevolucionaria.

Por ello, antes de la ciada de los Alemán le quedaban al viejo régimen dos pilares de ese sistema político creado en 1929, los Cárdenas y Alemán, aunque los Cárdenas al último se fueron a la izquierda, siguen siendo o perteneciendo al viejo régimen.

Por lo que es pertinente acentuar, que poco a poco se ha estado observando a lo largo de varios años, como el viejo régimen va menguándose sin parar, esto por supuesto es que está llegando a su fin, de esa creación, está cumpliendo ahora sus últimos momentos de su ciclo.

Aunque en otros segmentos de la sociedad, solo se está transformando en otros partidos, con esa asesoría y experiencia que le caracteriza, y seduce a los demás que se acercan.

Ahora, ¿Qué le queda al viejo régimen? Sobre vivir como siempre lo ha hecho a lo largo de décadas, pero ahora nada más que transformado, lo viejo tiene que terminar que acabar, para dar paso a esa transformación.

Nada es para siempre, pero si, siempre debemos estar transformándonos, adaptándonos a las circunstancias, en este caso de la vida de México...

Porque recuerden lo que dice Ortega y Gasset: Yo Soy Yo y mis circunstancias y si no salvo mis circunstancias, ellas no me salvan a mí.

Yo Soy

federicosol@yahoo.com.mx