*Si no arreglamos primero la casa, no podremos a ofertar una nueva estrategia en Acapulco: Luisa Fontova

Plantea la diversificación del turismo con opciones para el turismo rosa, religioso y ecológico.

Retomaría el proyecto del Cristo del Encinal de una administración pasada.
Deberá ser prioridad un esquema de seguridad para poder tener una estrategia de turismo.
Son esenciales los servicios públicos municipales para que propios y turistas tengan un mejor lugar.
Acapulco, Gro.
06 mayo 2021
Trazos noticias

Proceso Electoral



La Candidata del Partido Acción Nacional (PAN) a la Presidencia Municipal del puerto, Luisa Fernanda Fontova Torreblanca señaló que, para lograr consolidar una diversificación del turismo, primero se tiene que “arreglar la casa”.
“Si no arreglamos primero la casa, no podemos a ofertar una nueva estrategia turística para Acapulco”, sentenció ante los integrantes del Colectivo Estatal de Turismo a donde fue invitada la tarde de este martes.
Fontova Torreblanca expresó que la idea es diversificar las opciones para los turistas que nos visitan, como hacer estrategias para que venga el turismo religioso, ecológico y hasta promocionar al puerto en el mercado del turismo rosa, dirigido a la comunidad LGBTTTQ.
La candidata panista refirió que “Acapulco está inseguro, sucio, con falta de colectividad aérea y somos un puerto de fin de semana… tiene una mala prestación de servicios el puerto”.
Además, resaltó que hacen falta los cruceros y que puerto tiene una infraestructura hotelera caduca, por lo que “se le tiene que echar mano a los empresarios hoteleros también”.
Sn embargo, puntualizó que para se pueda ofertar el puerto de distintas maneras, se debe de garantizar confianza a turistas y los inversionistas por medio de ‘meter mano en el tema de Seguridad’.
Por lo tanto, deberá ser prioridad un esquema de seguridad para poder tener una estrategia de turismo, sentenció.
En este sentido, resaltó que si no se mueven los indicadores de seguridad no habrá estrategia turística que funcione, y que además dicha estrategia deberá estar a la altura de la situación que marca la nueva normalidad tras el paso de la pandemia provocada por el virus Covid-19.
Ante los representantes de distintas agrupaciones y organizaciones enfocadas al turismo, Fontova Torreblanca señaló otras opciones para diversificar el turismo, como por ejemplo, explotar la oferta turística con los pueblos originarios, con la creación de museos apoyando a artistas locales, situación que incluso, servirá para reactivar la economía local.
En esta búsqueda, recalcó la importancia de crear nuevas rutas turísticas culturales y reactivar las abandonadas como Palma Sola y el Cristo del Encinal. De esta última destacó, retomaría el proyecto de una de las administraciones pasadas para ponerlo en marcha y atraer al turismo religioso, “porque no todo lo que se hizo en el pasado, está mal; hay algunas cosas que vale la pena recatar”.
Asimismo, recalcó que de manera integral, son esenciales los servicios públicos municipales para que propios y turistas tengan un mejor lugar, “de lo contrario pasará lo mismo que con el tema de seguridad, ya que al no ver una ciudad limpia tanto turistas como inversionistas no querrán dejar su dinero en el municipio”.
Ante la oferta turística que tenemos y la cual refirió como caduca, sostuvo que Acapulco hoy en día oferta playa y una gran cantina por la noche que son acompañadas de taquerías. Por ello dio a conocer ante los turisteros que trabajaría en pedirle a los inversionistas que hagan parques acuáticos porque el que hay no está en condiciones ni a la altura de lo que somos.
Aunado a ello, para poder atraer a más personas y ofertar al puerto como un sitio turístico con mar, buscará detonar al puerto con la construcción de un acuario; “porque no es posible que seamos un lugar con mar y no lo tengamos”.
Finalmente, Fontova Torreblanca expuso que para que las estrategias turísticas y la diversificación de opciones se concrete, encargaría a la Secretaría de Turismo el que mida cada uno de los esfuerzos realizados porque “lo que no se mide, sencillamente no sirve”.