*Recomienda IMSS dormir bien para contar con un buen funcionamiento en el organismo


La preocupación por la contingencia sanitaria, factor detonante de la falta de sueño. Una
 vida saludable con ejercicio y alimentación contribuyen a conciliarlo satisfactoriamente

Acapulco, Gro.
19 marzo 2021
Trazos noticias 

Salud 


El estrés y la ansiedad, generados por la emergencia sanitaria por el COVID-19, han contribuido al desarrollo de trastornos del sueño, por lo que mantener una vida saludable es fundamental para un buen estado de salud, indicó la psicóloga clínica del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en Guerrero, Elideth Manrique Godoy.

En conmemoración del Día Mundial del Sueño, este 19 de marzo, la psicóloga adscrita al Hospital General Regional (HGR) No. 1 “Vicente Guerrero”, en Acapulco, destacó la importancia de adoptar una vida saludable y reforzar las acciones de prevención contra el COVID-19 para romper la cadena de contagios.

Lo recomendado para dormir al día es de siete a ocho horas; sin embargo, debido a las diversas actividades que cada persona tiene, como presiones laborales, personales y la preocupación por la emergencia sanitaria, el número de horas va en descenso conforme transcurre nuestra vida, explicó.

La doctora comentó que la falta de sueño afecta nuestro desempeño y nuestra emocionalidad pero, especialmente, conlleva a una serie de consecuencias físicas, tales como el cansancio extremo, somnolencia, dolor de cabeza, por mencionar algunos. Reiteró que esta falta de sueño se ve relacionada también con los trastornos de ansiedad generalizada.

Manrique Godoy Indicó que para conciliar un “buen sueño” es recomendable dieta saludable, debido a que las cenas abundantes con grasas e irritantes pueden generar insomnio o bien cortar nuestro sueño.

Los trastornos del sueño se registran en todas las edades, debido al cambio brusco de vida que toda la población tuvo que adoptar. El trabajo en casa, y sin organización, “provoca que durmamos poco en las noches y es causante del trastorno del sueño”.

Es necesario evitar antes de dormir la nicotina, ya que es un estimulante del sistema nervioso.

Agregó la psicóloga que el ejercicio es un factor importante en nuestras vidas; sin embargo, no se recomienda tener una rutina física vigorosa entre tres y cuatro horas previas a la hora de acostarse, pues el sistema nervioso se activaría y la sensación de somnolencia se perdería.

La psicóloga clínica Manrique Godoy insistió que la falta del sueño o insomnio se combaten de la forma más saludable, e invitó a los derechohabientes a lograr un buen estilo de vida desde la infancia.