*Mario Delgado última llamada para Morena


Trazos…Time

28 septiembre 2020
0pinión 

Federico Nogueda Berdeja 


Ante los acontecimientos que se han suscitado en el partido de Morena desde la llegada de Yeidckol Polevnsky, después Alfonso Ramírez Cuéllar, pareciera que ese partido nunca le va llegar su primavera. 

Todos al llegar experimentan los mismo vicios o cuestionamientos, pareciera que la silla de la presidencia de Morena está hechizada, en cuanto se sientan cambian, se vuelven incapaz de hacer transitar al partido hacia una unidad, el fuego amigo es una mística. 

No se ha contado con un dirigente que tenga la capacidad de hacer transitar a los integrantes hacia el proyecto de la Cuarta Transformación, la 4T ni de broma pasa por ese instituto, hacen todo lo contrario de los principios de la 4T, el no mentir, no robar, no traicionar. 

En vez que fuera al revés, que Morena debería ser el primer imitador de los principios de la 4T, a través de sus representantes populares, presidencias municipales, gubernaturas, diputados locales y federales, senadores; es decir que la transformación la debería operar en los hechos el partido y no el presidente solo, que llegó a través de Morena.

 En ese mismo sentido, el presidente se encuentra sin partido, sólo el pueblo está con él, no en sí porque Morena no esté con él, sino que no le esté ayudando en hacer las acciones que recomienda su líder moral y fundador. 

El presidente en sus mensajes les manda misivas tras misivas de cómo se deben de hacer las cosas y no las hacen, como la de llevar acabo el cambio de dirigencia a través de una encuesta, Yeidckol Polevnsky, y Alfonso Ramírez Cuéllar, siempre tuvieron oídos sordos, solo puros enfrentamientos.

 En estos momentos hay un candidato a la presidencia de Morena que se le observa ciertas medidas que necesitan; sensibilidad, unidad, fuera los odios, rencores, fin a las peleas ante cualquier proceso interno, pero parece que no les gusta, empezaron ya contra él con el fuego amigo. 

Mario Delgado en estos momentos de acuerdo a la crisis que vive Morena, se está convirtiendo en la última llamada para Morena, hasta ahorita se le observa que puede hacer comunión entre el proyecto de la 4T y el instituto. Tiene modos, trato, sensibilidad, inteligencia, operatividad, no se engancha en las peleas estériles y sin sentido, las esquiva a través del acercamiento, concilia no enfrenta. 

Pero de momento le aventaron al ruedo al que en Europa le dicen el Fouché mexicano, don Porfirio Alejandro Muñoz Ledo Lasso y de la Vega, un gran fajador político, que ha sobrevivido a todas las republicas como lo hizo Fouché. 

Muñoz Ledo creció y se formó en el PRI donde fue dirigente nacional, para sobrevivir se fue al PRD también fue dirigente nacional, después con su gran inteligencia pasó a Morena, donde ahora si, quizás por su edad está en el ocaso de su carrera política. 

Para convertirse en estos momentos en el principal adversario con mayor inteligencia para enfrentar a Mario Delgado, y a lo que él considera su ayudador Marcelo Ebrard. Muñoz Ledo ha comentado que: ‘el canciller Marcelo Ebrard está ansioso, ganoso, desembocado por llegar a la presidencia de la República en 2024’, y de ‘jugar un juego en Washington’. 

Pero finalmente sobre ese punto de Muñoz Ledo, los sueños de don Marcelo no están al alcance de él, sino del presidente López Obrador y las circunstancias, como decía Ortega y Gasset: ‘Yo Soy Yo y mis circunstancias, sino salvo mis circunstancias, ellas no me salvan a mí’. 

Yo Soy
 federicosol@yahoo.com.mx