*Piso parejo, tres encuestas y tres debates y triunfo con Morena: Alex Rojas Díaz-Durán


Quiero dirigir Morena porque necesita ser conducido con una visión de estado, con un proyecto de nación que se practique.

Ciudad de México
13 octubre 2019
Trazos noticias

Nacional

                                                       Foto: Milenio 

El presidente de la República ha sugerido una encuesta para designar al nuevo presidente nacional de Morena y le cree porque lo palpa todos los días y a AMLO dice que le debe la confianza de ser senador suplente.

Alejandro Rojas Díaz-Durán, uno de los candidatos a la dirigencia nacional de Morena, en entrevista con Milenio Diario, Tragaluz con Fernando del Collado, dice que a lo que juega es, a que vean en Morena que es la nueva arca para refundar a la república; a colocar a Morena al servicio de las causas de la gente.

Porque consideró que Yeidckol está dejando malas cuentas, ‘perdimos 3 millones en 6 elecciones este año, y ha bajado 15 puntos la preferencia’.

Porque se pretende ganar el 2021 para la gente, con buenos candidatos y dirigentes, por ello también expresó estar a favor de la revocación del mandato para todos los gobernantes.

Al considerar la revocación de mandato como un recurso que tiene el ciudadano para revocarle el mandato a todo a aquel gobernante que observe que esté trabajando mal, que no está dando resultados.  

Porque se observa que la oposición se arma, que va en bloque, a enfrentar a Morena en todos los procesos electorales.

Y a pesar que el presidente AMLO va llevando bien la economía, se tiene que poner más cuidado, al considerar, que entre los riesgos del País están figuras como el autoritarismo.

Porque en la medida que el País no se pacifique, no hay crecimiento económico, y las tentaciones e intereses ahí están, y algo se podría imponer, quizás con un manotazo.

Finalmente dijo que, por ello quiere ganar y ser presidente nacional de Morena, para dar oportunidades o abrir las puertas a las nuevas generaciones, y eso se presta en Morena, a pesar de que actualmente su dirigente lo cierra y no se abre a una democratización interna.

Pero la dualidad de ser movimiento y partido a la vez, lo salva, y lo está salvando de esos que quieren imponer las tribus, que tiene que desterrar para hacerlo un partido de ciudadanos.