*El gobernador Jaime Bonilla viola la constitución y avergüenza a morena: Alejandro Rojas Díaz Durán


Tijuana, Baja California,
15 octubre 2019
Trazos noticias

Nacional 


Desde Baja California les reitero lo que señalé hace meses:

El Gobernador Jaime Bonilla está violando la Constitución y el Estado de Derecho, al pretender reelegirse de manera inconstitucional.

Su ignaro argumento jurídico—si no fuera tan grave— sería cómico.

El senador suplente y consejero nacional de Morena, Alejandro Rojas Díaz Durán en gira por Tijuana, Baja California, ejemplificó el caso de Bonilla: ‘Como si yo me registro para presidir Morena 10 años, aunque el Estatuto lo impida y luego haga una consulta ilegal, con el 1,8% del padrón de Morena, para justificar una aberración legal reeleccionista’.

Debería la Comisión Nacional de Honor y Justicia, suspenderlo e inhabilitarlo como militante; lo mismo debe inhabilitar a los Diputados de Morena que promovieron este adefesio legaloide.

Lo que es más delicado y hay elementos suficientes para afirmarlo, que su verdadero proyecto es secesionista.

Quiere balcanizar a México, porque tiene más intereses económicos con los inversionistas de Estados Unidos que con los bajacalifornianos.

El piensa más como Trump que como Madero.

Es la punta de lanza de los intereses de la derecha norteamericana para Balcanizar a los Estados de la Federación fronterizos, para sembrar la semilla separatista, para que nos despojen de la otra mitad de territorio que se quedaron con las ganas de agandallarse en el siglo XIX.

Los mexicanos no lo permitiremos y los Poderes de la Unión, deberían emitir un pronunciamiento firme, claro y definitorio en defensa de la soberanía nacional y del respeto indeclinable a la Constitución política de los Estados Unidos Mexicanos.

Nada ni nadie por encima de la Constitución, mucho menos si son miembros de Morena.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación deberá velar porque se respeten los preceptos fundacionales del Estado mexicano.

No es una ocurrencia ni un desatino político lo que está ocurriendo en Baja California.

La reelección disfrazada del Gobernador Bonilla es una verdadera amenaza y afrenta a las instituciones nacionales, al Pacto Federal y a la constitucionalidad de los Estados de la República.

Esta farsa de consulta resultó ridícula, porque ni siquiera salieron a votar los morenistas en su Fake Consulta.

Fue una consulta chafa y una burla para el pueblo de Baja California.

El 98% no fue a avalar con su voto su remedo reeleccionista.

Pero no por ser Fake, “patito “, chafa y burla, deja de ser violatoria del marco legal.

De continuar con su ruta reeleccionista, una sombra obscura se cernirá sobre los principios democráticos, republicanos y federalistas de la Nación y un dinamitará los cimientos del de la soberanía popular y de la Constitución.

Hay que decirlo fuerte y claro: tiene el apoyo de Yeidckol Polevnsky, quien piensa abiertamente que el pueblo e se cansa de tanta elección, abriendo la puerta a las reelecciones autoritarias en un régimen político que está edificado bajo el principio del “Sufragio efectivo, no reelección” que parte de la Nomenclatura quisiera expandir en México al grito de “Sufragio efectivo NO, reelección “

También el Gobernador Jaime Bonilla cuenta con el silencio cómplice de Bertha Luján y de Mario Delgado.

Para dejar constancia histórica de los hechos.

El que calla, otorga.

Habrá que valorar si insiste en ello, entonces cabrían los supuestos constitucionales para solicitar la desaparición de poderes de la entidad, porque se habrá consumado una flagrante y grave violación a la Carta Magna.

En Morena ni en ninguna institución podemos permitirlo.