*Porqué la democracia o los procesos electorales son caros


Las medidas de seguridad para evitar la falsificación de la boleta para votar son muy cercanas al papel moneda, por ello es caro, pero con certeza de la boleta.

Federico Nogueda Berdeja
09 septiembre 2019

Opinión


Existen muchos cuestionamientos sobre los procesos electorales en nuestro país, de lo costoso que le salen al estado, ninguno se queda atrás desde la elección para presidente de la República, senadores, diputados federales, Gobernador, diputados locales, presidentes municipales.

La respuesta es muy simple, y está siempre en la mente del lector y el candidato: ‘La desconfianza’, nadie confía de nadie, todos en algún momento del proceso piensan y argumentan la posibilidad de un fraude electoral.

Aunque se debe de reconocer, que se ha avanzado en esa palabra de ‘La desconfianza’, pero bajo un costo alto en pesos, si, pero para garantizar la legitimidad de una elección, se tuvo que sofisticar todas las herramientas de que hace uso una elección.

En una entrevista con el consejero Presidente del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Guerrero (IEPC-GRO), Nazarín Vargas Armenta, al cuestionarlo sobre los señalamientos que se hacen de lo costoso que sale una elección.

Nos decía que, la sofisticación de las herramientas de que hace uso una elección, como el caso de la boleta electoral, los padrones, y la propia credencial de elector, cada vez se hacen con materiales que den mayor garantía a no ser falsificados o alterados.

Las autoridades electorales están concentradas en garantizar una certeza a las herramientas que se ocupan en una elección, y se están dando, claro reconoció con un precio de inversión caro, pero con certeza reiteró.

Independientemente que al final de un proceso electoral quedan inconformidades, es un derecho que tiene los candidatos y partidos, de impugnar en su momento algunas acciones.

Pero cada vez el conflicto poselectoral ha ido disminuyendo, debido a las medidas que se han tomado por los órganos electorales, y volvemos al inicio del tema, que es caro el proceso porque hay mucha desconfianza, antes no había una credencial con fotografía, hoy la tenemos.

Hay una lista y credencial con fotografía, con sus series de medidas de seguridad, por ello la elaboración de una credencial de elector es cara, por las medidas del papel en que se imprime y aparte los diseños que también tienen, hacen que sea muy difícil de falsificarse, es decir la medida de seguridad que tiene una boleta para depositar el voto son muy cercanas a la del papel moneda.

Ahora bien, hay otro tema que también ha sido cuestionado, sobre el debate de que los organismos electorales, salen sobrando por lo costoso, y que deben de desaparecer.
Aquí hay que observar que cuando se hace la crítica, no se desglosa en que se ocupan, se dice que el 49 por ciento del presupuesto de un órgano electoral estatal, se destina al presupuesto de los partidos políticos. 

Ahora, luego entonces el debate sería, tomar algunas acciones que vengan estos organismos a diseñar medidas más austeras y ya lo hemos estado viendo, que los eventos del IEPC-GRO, lo realizan en lugares académicos o universitarios.

Porque si se realizara una reforma donde desaparecieran los organismos electorales locales, y todo se centrará en un órgano nacional, finalmente sería lo mismo, también ese nuevo órgano, va a destinar presupuesto para organizar una elección local.

Tendrá que pagar a un cuerpo colegiado de personas físicas, que tratarán los asuntos locales y también van a dar el presupuesto a los partidos políticos, sesionarán por cada asunto a tratar.

Y algo que no ayudaría sería la figura del centralismo, de lo que se trata es de regionalizar la cultura electoral, cívica y democrática, porque de esa manera de centralizar los asuntos tratarán más tiempo en resolverse.

Y a los que más les importa la cultura cívica electoral y temas como en Guerrero de los derechos de los pueblos originarios y Afromexicanos, son a los guerrerenses, no así aún centralismo. federicosol@yahoo.com.mx