*AMLO en el 1 año está separando el poder político del económico, aunque atrae trastornos


Algunos politólogos coinciden que un régimen primero debe de atenderse lo político y después lo económico, porque la economía debe de descansar en una estabilidad social.

 02 septiembre 2019
Trazos noticias 

Opinión 



Prácticamente el primer informe del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, se podrá definir de acuerdo a todo lo actuado en este primer año como: ‘separemos el poder político del poder económico’.

Y toda esta frase encierra aquello que hemos visto y considerado a veces absurdo o molesto, pero para el presidente muy eficaz, es decir, primero tiene que afianzarse políticamente y después económicamente, sin descuidar.  

De esta forma AMLO piensa que primero para contar con un crecimiento económico y desarrollo económico fuerte, primero hay que arreglar el orden político, la convivencia de los tres poderes, la convivencia entre las fuerzas internas del país.

Y esto no quiere decir, que necesariamente se tienen que negociar con las élites, sino, mediante la aplicación de la Ley, para restaurar un orden político al que es considerado por el presidente como el gran bisne de los sexenios anteriores.

El método de aplicación de la Ley que está llevando a cabo, para ir abriendo caminos, lo está realizando mediante una concentración absoluta, que incluso descuida aspectos del presupuesto, y no necesariamente se tenga una desaceleración de la economía.

Aunque este tema sería parte de un debate, porque dinero lo hay para cubrir esos aspectos que mandan mensajes de desajustes económicos, que este guardado el money o en espera, es otra cosa.
Ajustar el aspecto político es, enfrentar a los grandes farmacéuticos internacionales, que quieren venderte la medicina a sus condiciones económicas y estrategias sociales, y al parecer no lo ha permitido AMLO, esto es más político que económico.

Otro aspecto que parece económico, pero es político, es el ajuste del presupuesto, gastos, y demás figuras, esto crea por supuesto en las instituciones desconcierto, ya que han estado acostumbradas algunas al exceso, esto es también para contar con un mayor control en el combate a la corrupción y es político.

Por ello los desajustes que observamos, son en lo político porque se está desmantelando parte del antiguo régimen, y desmantelar al anterior régimen, incluye disminución del dinero, y en alguna inversión como en el caso de la política turística, que pareciera que hay una recesión económica.

Y eso provoca un gran impacto que se den fenómenos como el desabasto de las medicinas, e infraestructura en el sector salud, o en los casos del fertilizante que de acuerdo algunos gobernadores faltaron agricultores que se les entregará el fertilizante, pero a los coordinadores nacionales del programa no, los que faltaron fueron personas ajenas al campo.

Más bien cabrían argumentos en algunos casos de una falta de organización de sus gabinetes en este caso de salud o desarrollo rural, en el desarrollo social, se está distribuyendo los programas de manera directa, sin intermediarios, aunque hay sectores que no les ha llegado ese apoyo, pero eso no significa necesariamente un desajuste económico.

En el caso de la inversión privada, se sabe que solo se está en espera que se siga desmantelando las estructuras del antiguo régimen, Carlos Slim ya se convenció o lo convencieron de la participación en el desarrollo económico, igual están otros inversionistas extranjeros.

Finalmente, el detalle es que, al pueblo o los ciudadanos, no soportan esperar hasta que al nuevo régimen se acomode, y hasta ese entonces fluyan con regularidad, cada una de las necesidades de la asistencia social, como el caso de las medicinas, el fertilizante y programas que han sido suspendidos hasta nuevo aviso.