Tercera Vía


Nestora, el berrinche de los chairos

Ernesto Rivera Rodríguez

25 junio 2019
Trazos noticias

Opinión


La exigencia de la senadora Nestora Salgado García, para que el delegado federal Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, entregue a la brevedad el fertilizante a los campesinos por la inminente temporada de lluvias, a calado profundo en varios sectores de Morena, que más de uno quisiera quemarla en leña verde por hereje.

El haberse osado a tal exigencia revolvió los ánimos en su propia familia, pues su cuñado el sociólogo gringo John Ackerman, esposo de la secretaria de la Función Pública, su hermana Eréndira Sandoval Ballesteros, con más vísceras que neuronas, expresó en twitter, su desconocimiento y desinformación además de actuar en favor de quienes la metieron a la cárcel.

Impedida por AMLO para investigar las denuncias de insuficiencia que raya en la incompetencia de su hermano, Eréndira le dio juego a su marido él también investigador de la UNAM, metido hoy en una cuestión pública que lo puede alcanzar si éstas chispas provocan que el campo guerrerense se incendie.

En nada ayuda su fanatismo convertido en intolerancia como lo muestra la postura de la diputada federal por el distrito 2 de Iguala, Araceli Ocampo Manzanares, y la diputada local por el distrito 3 de Acapulco, Mariana Guillén García, para quienes la exigencia de la senadora daña el trabajo del "magnánimo" AMLO, en tanto Mariana Guillén la convoca atender al electorado que le dio el triunfo, en un claro y estruendoso tiro por la culata, pues se olvida que es también producto del mismo fenómeno electoral que le otorgó el triunfo a AMLO.

Nora Velázquez, no quiso quedar sin participar, así la delegada estatal de Morena en Guerrero, se rasgó las vestiduras que poco faltó para que la postura coherente y decidida de Nestora se convirtiera en daño moral al nuevo régimen. 

Del fertilizante y del campo son temas que poco o nada les importa, aunque el tema haya sido exhibido en las conferencias mañaneras, donde el titular del programa le dedicó unos minutos con la presencia del delegado federal que a todas luces recibió un salvoconducto para que continuará tranquilo, arropado más allá de los medios por la influencia de su familia y el fanatismo fascistoide de sus seguidores.