*Considera Rojas Díaz-Durán, que la dirigencia nacional de Morena se aleja de la sociedad


Morena necesita vejigas para ganar, en 2021, está en riesgo la
mayoría en la cámara de diputados

Morelia Michoacán
07 junio 2019
Trazos noticias

Nacional


El senador suplente por Morena en lo que ha llamado una gira por varios estados, y esta vez le tocó estar en Morelia, Michoacán, donde advierte que el Movimiento regeneración Nacional (MORENA), se está alejando de la sociedad de donde salió.

Al cuestionar a su actual dirigente nacional Yeidckol Polevnsky, quien no se ha atrevido a abrir el padrón, porque hay cientos de militantes y dirigentes que están fuera del padrón.

Por lo que no podrán ser postulados, ni a dirigentes de Morena, ni a candidatos de su partido, sólo como externos, pero eso en vez de ser un incentivo, es una exclusión que nos está alejando aceleradamente de las causas sociales y de los perfiles para ganar.

Por ello argumentó que, MORENA necesita vejigas para ganar, como fue el caso de Puebla, en los otros estados nos barrieron, con excepción de Baja California, debido al desgaste del PAN.

Sugirió que urge un cambio de rumbo y un cambio de dirigencia nacional, los resultados electorales son para hacer un análisis serio, profundo y riguroso, porque es muy preocupante que, en su primera elección, Morena no logró motivar al electorado a sumarse a la 4T, es decir, dependemos al 100% del Presidente de México.


En vez de eso, la Nomenclatura de MORENA sólo está dilapidando el capital político del Presidente de México, es decir, por un lado, el Presidente Andrés Manuel López Obrador sigue manteniendo altos niveles de popularidad, pero no así MORENA.

Y advirtió de seguir así, la oposición conservadora se va ha reorganizar con todo y puede poner el riesgo la mayoría en la Cámara de Diputados, lo que sería desastroso para la 4T.

Ello es resultado de que la dirigencia nacional va en reversa y en sentido contrario de la 4T y va en el cabús del Gobierno de la República, porque no aporta nada.

MORENA sigue cerrada, dormida y ausente de la sociedad, su dirigencia nacional sólo está rasurando el padrón para convocar a Asambleas a modo con sólo el 10% de los militantes registrados.

No ha registrado en el INE los 3,100,000 militantes que están antes de la elección del 2018 y mucho menos ha procesado más de 7 millones de afiliaciones que están en espera.