* Última llamada para el PRI, se alinea a los tiempos o es el momento de decir adiós


Trazos…Time

* Última llamada para el PRI, se alinea a los tiempos o es el momento de decir adiós

‘El detalle es, que el PRI sigue sin entender, que debe de oxigenarse, procurar procesos internos democráticos, con candidatos con prestigio, o externos, no quemados’.

                                                                          Federico Nogueda Berdeja

La reciente declaración en medios escritos y vídeo del coordinador de los diputados federales del PRI en la Cámara de Diputados, él también ex gobernador de Guerrero, René Juárez Cisneros, deja ver la más reciente realidad que se vive en ese instituto político.

Al expresar que, se retira de la contienda interna para designar al nuevo dirigente nacional del PRI, al afirmar, que él no va hacer factor de división interior, pero también lanza en su mensaje la incomodidad, hacia la dirección donde puede irse su partido.

Y comenta dos escenarios, uno de ellos al que puede deletrearse, él coincide, de seguir un PRI hacia el enfrentamiento directo, constante, de choque, ante lo que algunos priistas llaman la destrucción de las instituciones, aunque los morenistas llaman: ‘el desmantelamiento de las instituciones corruptas’.

En estos momentos, los priistas no soportan y les irrita hasta el tuétano, lo que consiguió su partido a lo largo de la historia contemporánea de México, y en un abrir y cerrar de ojos, el presidente de México, AMLO está deshaciendo, les irrita, porque ahí se va la creación o diseño de esa estructura para realizar los buenos bisnes.

Pero es precisamente, lo que quiere el actual gobierno del presidente AMLO, no dejar ni vestigio de lo que fue el ahora el viejo régimen priista-panista, porque de ante mano le estorba esa estructura, el de hacer justicia social a al ciudadano, eso que perdió el PRI en sus orígenes pos revolucionario y hasta los sesentas y setentas, porque en los 80s, entró a ese neoliberalismo salvaje.  

Y el otro escenario que dejó ver Juárez Cisneros, que fue el motivo que dejó de participar y no está de acuerdo, el del PRI entregado, o el de plano a los pies de López Obrador, porque así lo dejó ver el diputado, para que el mismo AMLO, con el dedo índice señale el bueno, en este caso un nuevo dirigente, que vería mejor por no estar estigmatizado de corrupto, sería el académico José Narro Robles.

Y al parecer, hacia ese camino se va inclinar el PRI, por ello la renuncia e irritación a participar de René Juárez Cisneros, porque no soporta estar con alguien que los ha cuestionado en demasía al PRI.

Pero, aunque se vea en extremo, los próceres del PRI o caciques o como le queramos llamar, no están mal, porque en primer lugar el PRI, no nació democrático, nació por acuerdos de las hegemonías pos revolucionarias, para alcanzar una manera más civilizada de llegar al poder presidencial.

Y la figura presidencial, es y ha sido el factor que ha movido al PRI, ha sido la pieza que ha movido el engranaje del sistema político mexicano, y siempre su naturaleza va a ir en búsqueda de esa paternidad, ese máximo poder que le dé la orden, porque simplemente obedece a su naturaleza.

Y si el PRI, quiere sobrevivir en los tiempos de la cuarta transformación del presidente Andrés Manuel López Obrador, tiene que cuadrarse ante la figura presidencial, porque simplemente el PRI así lo inventó, son las reglas que el mismo PRI creó, no han cambiado del todo, algunas siguen igual.