Tercera Vía


*La controversia de Hugo Hernández Martínez 





30 julio 2018

Trazos noticias

Opinión


                                               Ernesto Rivera Rodríguez 


Pensamos que el resultado del proceso electoral pasado, era el inicio de un verdadero cambio político, de una vuelta de timón en la forma de hacer política y gobernar con transparencia y honestidad, sin protagonismos ni albazos, como el que llevo a cabo el regidor electo de la próxima Comuna Porteña, el "Amilcarista" Hugo Hernández Martínez.

Hijo del desaparecido Licenciado Julio Cesar Hernández, mejor conocido como "Calígula", al imponerse como coordinador de la fracción de regidores de Morena, con el prurito de que en la democracia gana la mayoría, excluyendo a alcaldesa electa Adela Román Ocampo.

y a los síndicos electos Dr. Javier Solorio Almazán y Leticia Castro Ortiz. Si bien no es ilegal no deja de ser un "gandallismo", con fuerte tufo de quien se opuso férreamente a la candidatura de la hoy alcaldesa electa, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros.

quien tuvo que quedarse con los brazos cruzados ante la determinación del entonces candidato presidencial, Andrés Manuel López Obrador, que en pocas palabras determinó, "
Dónde va mujer, va mujer" 

Prácticas del pasado de las que nos queremos despojar tal parece que respira por la herida al no haber logrado la candidatura de Morena a la alcaldía de Acapulco que sólo busca meter ruido en esta etapa del proceso de entrega recepción y distraer con fuegos fatuos el intenso trabajo que viene desarrollando en todos los sectores políticos y sociales Adela Román Ocampo que de entrada va caminando sobre el terreno minado en que se encuentra el Ayuntamiento de Acapulco, de una magnitud no antes vista.

La ignorancia supina de los regidores de Morena respecto a la Ley Orgánica del Municipio Libre, deja bien claro, que el Primer Edil es el Alcalde, Alcaldesa en este caso  y sin ninguna necesidad de llevar a una supuesta votación ni convocar por apetencias personales y protagónicas e insignificantes manipulaciones para obtener liderazgos espurios.

Bajo la sombra de su jefe político partidista, el multiseñalado, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, Hugo Hernández Martínez debería de estar trabajando a brazo partido con la Primer Edil y no convertirse en una piedra en su zapatilla.
El 2021 está muy lejos y a la vez muy cerca para pensar en Casa Guerrero, en lo que va del siglo sólo dos alcaldes lo lograron y ante las supuestas nuevas reglas, estas parecen quedarse atrás ante las obsesiones y ambiciones de los nuevos protagonistas que aún no escriben ya no digamos su primera hoja, sino su primera línea y aun no cobran su primera quincena. 

Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, Hugo Hernández Martínez, y demás apresurados deben tomar en cuenta, no deben olvidar que la voz cantante se llama Andrés Manuel López Obrador, presidente electo de México, única voz de Morena capaz de volver de nuevo a ponerlos en orden y apagar con sus ambiciones los fuegos fatuos que han prendido.