‘El Hombre enmascarado’, el primer superhéroe